¿Podríamos decir que la magia es un deporte?

¿Podríamos decir que la magia es un deporte? Pues claro, y de muy altísimo rendimiento, pues como podrás comprobar gracias al desempeño de este excelente mago para eventos de empresas que en este mismo enlace puedes conocer y solicitar sus efectivos, divertidos y espectaculares servicios, varias zonas del ilusionismo exigen gran esfuerzo físico, demandan rutinas de entrenamiento muy fuertes y requieren de alta precisión, concentración, velocidad y fuerza también.

Por ejemplo, el escapismo es una de las disciplinas del ilusionismo más retadoras para las capacidades físicas y mentales de los magos, al nivel de atletas de numerosos deportes.

Este consiste en la práctica de escapar desde un encierro físico o de otras muy difíciles y complejas trampas. Los artistas del escape logran desembarazarse de esposas, camisas de fuerza, jaulas, cofres, cajas de acero, barriles, bolas, edificios en llamas, tanques de agua y otros tantos peligrosos continentes, que frecuentemente se combinan para un mayor grado de dificultad y por ende espectacularidad. Una parte de las soluciones de los escapistas consiguen mediante técnicas del ilusionismo, mientras que otros resultan actos auténticos de flexibilidad, fuerza y audacia.

Normalmente se acredita del término de escapismo al artista australiano Murray, contemporáneo del famoso Harry Houdini.