El paladar conecta todos tus sentidos

La verdadera buena cocina es esa que entra por todos los sentidos, la que consigue una verdadera simbiosis entre todos. El paladar es el fundamental, claro está. Pero en sitios como Restaurantes Casa Carmen se aprende que una comida hermosamente emplatada tiene mucho más mérito. Y por supuesto que el olfato tiene una participación fundamental en todo este proceso. La comida primero entra por los ojos y por la nariz, luego el contacto es con las manos (en caso de que no requiera cubiertos) y con la boca.

Comer no es algo que se hace así como así. Se trata de un ritual en el que todos los sentidos intervienen y disfrutan. En Casa Carmen se les presta mucha atención a los pequeños detalles. Por eso tantas personas van a celebrar momentos importantes a este restaurante. Y por eso siempre regresan.

Casa Carmen es como una casa grande, la casa de todos los que valoramos la buena mesa. Allí he aprendido la importancia de los tiempos a la hora de preparar un platillo. Un minuto de más en el horno puede estropear una carne. Hay que tenerlo todo en cuenta a la hora de cocinar. Por eso no todos los hacen bien.